Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

El sector agropecuario dominicano se relanzaría muy fácilmente, si existiese una voluntad firme del Estado. Dentro de las políticas de estado a desarrollarse, para minimizar los efectos de la crisis sobre la población de la isla, la más importante sería el relanzamiento de la agropecuaria dominicana.

Comparte

Relanzamiento de la agropecuaria dominicana
benjamín d. toral f. | clavedigital.com.do | 25-06-2008
    
  • El sector agropecuario dominicano se relanzaría muy fácilmente, si existiese una voluntad firme del Estado.
SANTO DOMINGO, DN (República Dominicana).-La crisis económica mundial con sus diferentes componentes: El elevado precio mundial del petróleo, la crisis económica de los Estados Unidos y los elevados precios de los alimentos (Granos y grasas), están impactando la economía dominicana  de manera contundente.

Dentro de las políticas de estado a desarrollarse, para minimizar los efectos de la crisis sobre la población de la isla, la más importante sería el relanzamiento de la agropecuaria dominicana.

La agropecuaria dominicana desde el 1900 hasta principio de la década del 70 se regía por un modelo con dos vertientes bien definidas, que consistían en la vertiente de la producción de alimentos para consumo nacional y/o producción de alimentos de subsistencia y la vertiente de producción agro-exportadora que la componían los cuatro productos tradicionales de exportación (azúcar, café, cacao y tabaco).

Este modelo fue atacado mortalmente por leyes impositivas que gravaban excesivamente los beneficios que generaban los productos tradicionales de exportación (Ley 199, recargo cambiario etc.).

Con esos recursos el Estado desarrolló el modelo económico de servicios que comenzó a funcionar en los primeros años de la década de los 70 (zonas francas y turismo).

Esta política fiscal del Estado impidió que los productores de productos tradicionales de exportación realizaran las inversiones necesarias para modernizarse y mantenerse competitivos dentro de un mercado mundial con precios, de esos productos, en baja, trayendo como consecuencia que se abandonaran gran parte de las explotaciones dedicadas a producir los productos tradicionales.

La vertiente del modelo de producción de alimentos para el consumo nacional y/o producción de alimentos de subsistencia con muy raras excepciones (ensamblajes de huevo, pollos y cerdos y en la parte agrícola, principalmente, el sector arrocero) ha sido dejado por el Estado a su suerte cayendo en el abandono.

Además, ha sido impactado por el modelo neoliberal de importaciones masivas de productos agropecuarios (leche, carnes, habichuela, arroz, cebollas, ajos, etc.) y por una ausencia nociva de créditos destinados a la agropecuaria, contribuyendo esto a que el sector agrícola presentara en las dos ultimas décadas un gran decrecimiento en su aporte al PIB, cuando en décadas pasadas se usaba el eufemismo de que éramos un país “Eminentemente agrícola”.

La realidad del sector agropecuario anteriormente descrita ha contribuido a cambiar la composición de la sociedad dominicana, en el pasado de mayoría rural y productora de bienes básicos a una de mayoría urbana y productora de bienes manufacturados y servicios.

También ha contribuido a incrementar la inmigración ilegal haitiana, la cual ha ocupado los puestos de trabajo de los obreros agrícolas dominicanos emigrados a la ciudad o el extranjero.

La estrategia para relanzar el campo dominicano tendría que tomar en cuenta la realidad y plantearse acciones contundentes para revertir el estado actual.

El sector agropecuario dominicano se relanzaría muy fácilmente, si existiese una voluntad firme del Estado dominicano para tales fines, ya que somos un país con muchas y muy buenas tierras productivas; recursos humanos calificados de primer orden, aunque la generación de relevo del recurso humano rural actual ha decrecido debido al desincentivo en que ha estado sumido el campo dominicano.

Solo sería necesario aplicar una política agresiva de crédito agropecuario y de inversión en la rehabilitación y construcción de la infraestructura agrícola necesaria (presas, canales de riego, caminos vecinales etc.), en mecanización agrícola, en tecnología moderna de riego y en la infraestructura de almacenamiento y distribución de la producción; al mismo tiempo sería necesario planificar la producción de tal manera que nos permita consumir la mayoría de los bienes producidos y desarrollar las relaciones de negocios que nos permitan colocar los excedentes en nuestros mercados naturales, Haití y New York.

La realización de todas estas acciones, en poco tiempo, podría convertirnos en “el granero del caribe”, sin lugar a dudas.

(*) El autor es ingeniero agrónomo.

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad