Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

Los hiposexuales se masturban cada seis meses y, si acaso, tienen relaciones una vez al año. Las hormonas, los genes y el exceso de trabajo son los mayores culpables.

Comparte

Personas con poco o nulo deseo sexual son más comunes de lo que parece.
tatiana mulevar | eltiempo.com | 13-07-2008
    

Los hiposexuales se masturban cada seis meses y, si acaso, tienen relaciones una vez al año. Las hormonas, los genes y el exceso de trabajo son los mayores culpables.

 El término no es muy conocido, pero la situación que lo describe sí: una mujer que con toda clase de excusas le huye por meses (o años) a una relación sexual con su pareja, un esposo que después de aceptar a regañadientes un encuentro sexual con su mujer se duerme en el momento más importante, o una persona joven que rara vez fantasea o se masturba.

Todas estas características sirven para describir a los hiposexuales, personas que tienen un bajísimo, casi nulo, deseo sexual, debido especialmente a deficiencias en las hormonas que producen el deseo o la excitación sexual o a un desinterés absoluto por el tema.

Se diferencian de quienes padecen de un episodio de falta de deseo -por enfermedad, líos financieros, infidelidad o duelos- en que en su caso la falta de entusiasmo por el tema no es pasajera, sino permanente y claramente distintiva de su forma de ser. Ellos, simplemente, no piensan en sexo.

En Estados Unidos son conocidos como asexuales y son un grupo en crecimiento que tiene sus propios blogs y sitios de Internet. El más importante es el Asexual Visibiliy and Education Network (Red y Visibilidad y Educación de la Asexualidad), la comunidad más grande del mundo.

El término asexual, sin embargo, no se puede traducir literalmente al español porque -como explica el sexólogo Alonso Acuña- querría decir personas sin sexo, y eso en los seres humanos es imposible.

"Se les debe llamar hiposexuales y son aquellos individuos de muy bajo deseo sexual, que tienen una necesidad o un deseo minúsculo de masturbación por allá cada seis meses y que si acaso se le miden a una relación sexual cada año", explica.

De que los hay, los hay

La mitología popular encasilla bajo esa condición a personajes ficticios como Sherlock Holmes, Dick Tracy o Mandrake, pero también se dice que pertenecen al grupo otros de carne y hueso, como Salvador Dalí, Adolfo Hitler e Isabel I de Inglaterra.

Según cifras no oficiales, citadas por la Agencia de Noticias sobre Diversidad Sexual, tres de cada 10 personas en el planeta encajan en esta descripción.

Pueden ser hombres o mujeres de todas las edades, de cualquier estrato económico o nivel educativo. No son fáciles de identificar, porque no van por ahí pregonando su condición. "Por el contrario, se casan y de hecho son deliciosos como compañeros de vida, porque no exigen nada y dan mucho. Hacen muy buenos matrimonios sociales, pero no matrimonios sexuales", agrega el especialista.

Las causas del desinterés en el sexo pueden ser físicas o mentales o, en muchos casos, una combinación de las dos. Puede darse por poca o nula producción de las llamadas hormonas del deseo o por una condición genética que hace disminuir los receptores cerebrales de dichas hormonas.

Así mismo, existe una cierta predisposición en ese grupo de individuos, jóvenes o maduros, que no tienen tiempo para nada sino para su trabajo y su obsesión laboral.

"Son personas que trabajan 12 horas y además se llevan el computador a la casa para seguir trabajando. Ellos también van dejando atrás sus funciones sexuales", dice Acuña.

Otros, sencillamente, nunca se familiarizaron con el contacto físico en sus familias y eso, combinado con una baja producción de hormonas o causas genéticas, suele ser terreno fértil para esa condición.

La situación se manifesta desde la adolescencia con la llegada del desarrollo y la aparición de los primeros sueños y deseos sexuales. Muchos de quienes la padecen tratan de manejar la situación y se fuerzan a tener contactos sexuales, mientras que otros asumen desde jovencitos que les gusta estar solos y no requieren ese tipo de compañía.

Hay tres tipos


Hiposexuales son aquellos de muy bajo deseo sexual, pero que son excelentes personas, buenos conversadores y muy sociables. Suelen establecer relaciones sentimentales y, ocasionalmente, sexuales, aunque su agrado por el tema sea nulo. Lo común es que se casen.

Los apragmáticos son aquellos que nunca aprenden a tener contacto físico o sentimental con los demás seres humanos y a quienes por ello se les dificultan los encuentros sexuales. Provienen de hogares en que las manifestaciones físicas de amor o cariño eran nulas. Otra de las razones de su comportamiento puede ser por la costumbre de poner una especie de velo a toda expresión erótica.

Los anhedónicos son muy similares a los anteriores, pero pueden venir de un hogar cálido y amoroso. Son personas que no tienen novio ni novia ni ningún tipo de relación. Generalmente son seres solitarios.

Saque cuentas para ver en qué categoría está

La frecuencia sexual depende de la edad de las personas, así:

De los 20 a los 30 años, de dos a cuatro relaciones semanales.
De los 30 a los 40, entre una y tres.
De los 40 a los 60, una cada 8 a 15 días.
De los 60 en adelante, una cada 15 días o al mes.

Según la curva de Gauss, para parejas casadas o en unión libre. Quienes estén por encima o por debajo de esos promedios se consideran hiper o hiposexuales.

EL deseo sexual se da por los estímulos externos que elevan el nivel de ciertas sustancias en el cuerpo que son las hormonas del deseo (testosterona, dopamina y endorfinas, entre otras). Estas impactan en unos núcleos cerebrales que, a su vez, generan una serie de reacciones en todo el cuerpo que lo condicionan a satisfacer el deseo. Eso hace que se cambie la irrigacion del cuerpo y que se sea mas perceptivo.

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad