Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada


Comparte

La preocupante situación económica del país
JACINTO B. PEYNADO | listin.com.do | 01-01-1900
    

¡ El PRD no sabe gobernar! Pregonaba el Presidente Balaguer como consiga de campaña desde la oposición en la década de los ochenta. Esa sencilla consiga resumía en cinco palabras los graves errores económicos que cometieron los dos gobiernos perredeistas del 1978 y 1986 y sus devastadores efectos en las condiciones de vida de la población, lo que la convirtió en consigna popular.

De forma recurrente, los gobiernos del PRD incrementaron considerablemente las nóminas de las instituciones públicas, produciendo un gasto corriente sobredimensionado; la consecuente caída de la inversión pública; el aumento indiscriminado de la deuda externa para financiar los abultados déficits fiscales en que incurrieron, concluyendo en una parálisis económica como resultado de una desacertada política fiscal y de gasto público.

Los choques externos sufridos por nuestra economía por la crisis de la deuda externa en 1982 y por las crisis petroleras de finales de los 70 y mediado de los 80, se conjugaron con una gran crisis del manejo de las finanzas internacionales del país, la cual se puso de manifiesto en los significativos atrasos en los pagos de la deuda en moneda fuerte y el posterior deterioro de la tasa de cambio del peso con respecto al dólar.

Los funcionarios del PRD trataron en cada ocasión de justificar "teóricamente" cada traspié de sus administraciones como lo ejemplifica el caso de la famosa "política de la demanda inducida" del primer gobierno perredeista de 1978 a 1982, con la consecuente hemorragia de emisión monetaria inorgánica, y la acumulación de grandes volúmenes de atrasos en pagos de cartas de crédito del Banco Central y las consecuentes presiones a la tasa de cambio del peso con respecto al dólar.

Tan desacertadas fueron las políticas económicas propiciadas por los gobiernos perredeistas de los años 1980, que los dislates económicos se llegaron a convertir en crisis política y social, al desatarse las pobladas de protesta popular en 1984 que terminaron en tragedia con cientos de jóvenes muertos en las calles de nuestros barrios, por la represión policial y militar que se desató.

La gran presión populista por empleos en la administración pública, llevaron a los gobiernos del PRD a crear nuevos impuestos sin aumentar la presión fiscal, haciendo colapsar la inversión pública y llevando el gasto corriente hasta casi un 90% del total del gasto público a finales del gobierno del Dr. Salvador Jorge Blanco.

Todo parecía indicar que 14 años después, cuando el PRD volvió a dirigir el poder ejecutivo, los dirigentes de ese partido habían aprendido la lección de los años 80 y asimilado los cambios que han tenido lugar en el mundo desde entonces.

Pero desgraciadamente confesamos que nos equivocamos de juicio. El actual gobierno llegó al poder con una situación de desbalance fiscal totalmente controlable, sin necesidad de proyectar la imagen de un país al borde del colapso. Solo el fanatismo político y la insensatez pudieron llevar a una situación semejante.

Si recapacitamos sobre los discursos iniciales de los funcionarios del nuevo gobierno, comenzando por el Jefe de Estado, veremos que en lugar de aprovechar la percepción interna y externa de que la República Dominicana era un país excepcional en el comportamiento macroeconómico, con un nivel de crecimiento y una estabilidad macroeconómica envidiable, la nueva administración se dio a la tarea sistemática de presentar el país al borde del colapso financiero, ahogado en deudas, reales o imaginarias y en un estado de virtual quiebra económica.

Si fuera por la descripción que daba el nuevo gobierno de la situación encontrada, se podría decir que la República Dominicana era una especie de Ecuador del Caribe. Este discurso se ha revertido como un boomerang para el gobierno. Como ejemplo señalamos la inversión extranjera, la cual ha tomado un compás de espera. Una especie de "esperar y ver".

Unido a lo anterior; el gobierno introdujo un paquete de reformas económicas y fiscales, las cuales aunque consideradas en su mayoría necesarias, han sido presentadas en un momento definido por los economistas como "de expectativas racionales de los agentes económicos" y del cual se esperaban signos de orientación sobre la política económica en el sentido de mayor estabilidad y menor volatilidad.

El resultado: la introducción sin consenso alguno de un paquete fiscal de choque, el cual ha impactado negativamente en las actividades económicas y productivas y ha sido rechazado por los grandes, medianos y pequeños empresarios, y por el comercio detallista.

La población a su vez sólo ha recibido, hasta la fecha, los efectos negativos de estas medidas. Algunos de ellos han sido los aumentos de precios en los productos de primera necesidad; la eliminación del subsidio del GLP, el aumento de los precios de los combustibles y la "desaceleración" o paralización de las actividades económicas más importantes como construcción, comercio y consumo.

Unido a esta situación, se ha presentado un panorama internacional complejo, caracterizado fundamentalmente por el aumento del petróleo y sus derivados y la rápida desaceleración de la economía de los Estados Unidos, situación que producirá un aumento de los requerimientos de financiamiento para las importaciones de petróleo y una posible disminución de las remesas de los dominicanos residentes en ese país y Puerto Rico, de una parte, así como una disminución importante en las actividades de las industrias establecidas en nuestras zonas francas de exportación.

Si a esto último le añadimos las dificultades de nuestro sector turístico, derivado de la devaluación del euro frente al dólar norteamericano, que hace más caro el destino dominicano para los turistas europeos, los cuales constituyen la mayoría de nuestros visitantes, y los problemas de contaminación ambiental, entorno hostil, deterioro de la infraestructura turística y de las zonas que mayores visitantes reciben, el panorama económico nacional no luce muy halagador.

¿Qué hacer ante un panorama como este? Entendemos que el Jefe de Estado debe convocar a los líderes políticos de su partido y de los partidos mayoritarios de oposición; a representantes de los poderes públicos tanto congresionales, municipales como judiciales; a representantes de la sociedad civil, de organizaciones sociales, empresariales, sindicales, comunitarias, populares y religiosas, en fin, a todas las fuerzas vivas del país, a discutir y aprobar un plan nacional para todos, dejando de lado las rebatiñas políticas internas, los intereses particulares y los proyectos absurdos, como el de la reforma constitucional. Un Gobierno de Unidad Nacional, donde todos los sectores serios y comprometidos con el bienestar del país apoyen con la conducción del país bajo el liderazgo del Presidente de la República.

Sin embargo, tenemos que propuestas como estas, que sólo van dirigidas a preservar lo conquistado, aguantar los embates de un entorno internacional desfavorable y rectificar errores, caigan en el vacío, en medio del ambiente de sectarismo político que caracteriza la vida política dominicana.

 

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad