Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

San Diego.- La pobreza puede dejar profundos efectos biológicos y permanentes en niños pequeños, que de adultos corren mayores riesgos de sufrir problemas de salud y tener ingresos más bajos, reveló una investigación presentada el fin de semana en San Diego, California. Científicos estadunidenses definieron una biología de la pobreza entre los adultos que fueron pobres de niños, en particular si vivieron en la miseria antes de los cinco años edad, según el estudio divulgado el domingo en la reunión anual de la Asociación Estadunidense para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas inglés).


Comparte

La pobreza deja profundos efectos biológicos en los niños, dice estudio
| jornada.unam.mx | 23-02-2010
    

Foto

San Diego.- La pobreza puede dejar profundos efectos biológicos y permanentes en niños pequeños, que de adultos corren mayores riesgos de sufrir problemas de salud y tener ingresos más bajos, reveló una investigación presentada el fin de semana en San Diego, California.

Científicos estadunidenses definieron una biología de la pobreza entre los adultos que fueron pobres de niños, en particular si vivieron en la miseria antes de los cinco años edad, según el estudio divulgado el domingo en la reunión anual de la Asociación Estadunidense para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas inglés).

La pobreza tiene el potencial de modificar profundamente la neurobiología del niño pequeño en desarrollo y puede afectar directamente toda su vida, dijo Greg Duncan, de la Universidad de California.

La primera infancia es un momento crucial para establecer la arquitectura del cerebro que da forma al futuro cognitivo, social y de bienestar emocional del niño, indicó el estudio.

Los niños que crecen en un entorno desfavorable muestran niveles desproporcionados de reacción al estrés, y eso se nota a nivel de estudios hormonales, neurológicos y de los perfiles epigenéticos, dijo Thomas Boyce, de la Universidad de Columbia Británica, en Canadá.

Para medir los efectos socioeconómicos de estos mercadores neurobiológicos de la pobreza, los investigadores analizaron información demográfica de mil 589 adultos nacidos entre 1968 y 1975, incluyendo el nivel de ingresos de sus familias, años de educación alcanzados, así como indicadores de salud y antecedentes penales.

Encontraron notables diferencias en las vidas adultas de aquellos niños, según su nivel socieconómico antes de los seis años.

En comparación con los pequeños cuyas familias tenían ingresos de al menos dos veces más que los de la línea de pobreza durante su primera infancia, los niños pobres cursaron dos años menos de escolaridad en promedio, trabajan 451 horas menos al año y ganan menos de la mitad, indicó el estudio.

Esos niños también recibieron de adultos más de 800 dólares más al año en cupones de alimentos, y fueron dos veces más propensos a tener salud general deficiente o altos niveles de estrés sicológico.

Los niños pobres también resultaron más gordos que los ricos, así como más propensos a tener sobrepeso de adultos.

Además, los hombres que en su infancia fueron pobres tienen el doble de probabilidades de ser arrestados y las mujeres seis veces más posibilidades de ser madres solteras.

Primero en su tipo en EU

El estudio, el primero con estas características en Estados Unidos, también demostró que si una familia pobre recibe 3 mil dólares al año más por medio de la asistencia pública por tener a su cargo un hijo de menos de cinco años, de adulto ese niño ganará 16 por ciento más y trabajará 135 horas más por año.

Esta investigación prueba que las políticas de bienestar social dirigidas a familias estadunidenses pobres con niños pequeños producen resultados tangibles.

Según los autores del estudio, 4 millones de niños en Estados Unidos vivían en la pobreza en 2007. Para Jack Shonkoff, de la Universidad de Harvard, la investigación ofrece una oportunidad magnífica para aprender más sobre la biología de la pobreza, que puede ayudar a desarrollar nuevas ideas y mitigar el impacto de la precariedad en el empleo y proteger mejor a los niños pequeños.

Sin embargo, descartó una solución rápida que aborde la parte biológica del problema. Comprender el impacto neurobiológico de la pobreza ayuda a establecer nuevas estrategias sociales en lugar de optar por los fármacos que tratan los efectos de este problema, pero no las causas, precisió.

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: Adolescentes | Economia |
Enlace al artículo original: http://www.jornada.unam.mx/2010/02/23/index.php?section=ciencias&article=a02n1cie

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad