Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

La música es una de las manifestaciones artísticas con mayor presencia en nuestra cultura y cotidianidad. En las distintas comunidades rurales y urbanas se encuentra a las personas escuchando música desde temprano en la mañana en las residencias, vehículos, carros públicos, guaguas, colmados y establecimientos comerciales en general.


Comparte

La música en la educación dominicana
Tahira Vargas | perspectivaciudadana.com | 03-09-2010
    

La música es una de las manifestaciones artísticas con mayor presencia en nuestra cultura y cotidianidad.

En las distintas comunidades rurales y urbanas se encuentra a las personas escuchando música desde temprano en la mañana en las residencias, vehículos, carros públicos, guaguas, colmados y establecimientos comerciales en general. La música genera en las personas cierto clima de alegría, tristeza o melancolía dependiendo del género musical que se escuche.

A pesar de que existe esta intensa relación entre la música y la vida cotidiana de nuestra gente, el curriculo que se imparte en los centros educativos no tiene la música como una disciplina relevante.

La importancia de la educación musical en la formación de niños y niñas se ha demostrado en muchos estudios realizados en distintos países. Desde la Grecia antigua se muestra la importancia de la música en el curriculo escolar. Así entre las principales disciplinas que se ofrecía en la educación se encontraba la música a la que se le daba tanta relevancia como a las matemáticas y la geometría.

La educación musical es fundamental para la formación del niño y la niña. Con la música el infante desarrolla destrezas psicomotoras y aprende a conocer mejor su cuerpo y a expresar sus sentimientos y emociones. Igualmente desarrolla sus destrezas lógico-matemáticas, la concentración, la disciplina, destrezas cognitivas asociadas al lenguaje y la expresión del mismo así como su inteligencia emocional.

El niño y la niña cantan en forma natural, el canto puede ser trabajado desde la educación musical y con ello aprende a cantar sin maltratar sus cuerdas vocales y sobre todo aprende a respirar. Una buena respiración es clave para mantener el cuerpo en buenas condiciones de salud.

Todos los beneficios que ofrece la educación musical están negados para la población infantil de nuestras escuelas públicas y de muchos centros educativos privados. Muy pocos centros en el país imparten educación musical con una visión formativa y de calidad. En algunos casos se ofrece la educación musical solo como aprender a tocar flauta o cantar en un coro sin un trabajo de educación de la voz. Solo se le dedica una hora a la semana (como mucho) a la “clase de música” y la única importancia que se le da a la misma es la de preparar actos patrióticos o celebraciones especiales. En muchos coros los niños y niñas no cantan, gritan.

Lamentablemente no se cuenta en la mayoría de los municipios y comunidades con escuelas de música públicas para la población infantil y juvenil de escasos recursos.

La música es una excelente herramienta para el desarrollo de una educación para la paz.

Si nuestros infantes y jóvenes tuvieran acceso a una educación musical integral probablemente nuestra sociedad caminara hacia cambios sustanciales en sus patrones de convivencia basados en la violencia y la agresividad.

Niños y jóvenes en barrios urbano-marginales y comunidades rurales no tienen espacios ni orientación educativa para desarrollar la creatividad artística ni musical. En muchos pueblos encontramos grupos de jóvenes que componen rap y reguetón mostrando destrezas para la creación musical pero no tienen una formación musical que les ayude a desarrollarse ampliamente.

Las bandas de músicas municipales en su mayoría han desaparecido por falta de inversión económica en instrumentos, maestros de música y directores/as de bandas.

El estado dominicano tiene como responsabilidad y compromiso de cara a los objetivos del milenio la ruptura con los ciclos de pobreza, violencia e inseguridad ciudadana. Sin embargo estos objetivos están lejos de cumplirse mientras la educación nuestra esté cada vez con más baja calidad y más bajo presupuesto llegando a menos de un 2% del PIB (cuando debe ser más de un 4%). Igualmente no le dedica un presupuesto ni políticas sociales dirigidas hacia infantes y jóvenes proveyéndoles de escuelas de arte, música, bandas y coros municipales.

Nuestro estado no tiene interés en el desarrollo humano,  no ha invertido en la creación de libertades y oportunidades para la población joven e infantil. Si queremos una sociedad con menos violencia, y más oportunidades, la educación musical debe ser una prioridad junto a las demás artes, no el postre ni la entretención en los actos ocasionales.

•La autora es antropóloga e investigadora.

tahiravargas@yahoo.es

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: Tahira Vargas | Educacion en republica dominicana | Musica | Cultura dominicana | Cotidianidad dominicana | Educacion musical | Educacion para la paz |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad