Perspectiva Ciudadana
¡Síguenos en Facebook! ¡Síguenos en Twitter! Suscrbete al Newsletter/Boletn

En portada

Luis Tomás Oviedo es cirujano general, miembro del Colegio Dominicano de Cirujanos y fellow del American College of Surgeons y del International College of Surgeons, cirujano del Hospital Dr. Luis E. Aybar y la Clínica Abel González; profesor de la Cátedra de Cirugía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y coordinador de las Residencias Quirúrgicas avaladas por esa universidad. El autor analiza la ética y la educación superior contenido en la obra "Evaluación del aprendizaje estudiantil", de las maestras puertorriqueñas María Medina Díaz y Ada Verdejo Carrión, cuyo título "Consideraciones éticas y factores que influyen en el proceso de evaluación", coincide con el título del segundo capítulo de esa obra.


Comparte

La ética y la evaluación académica
Luis Tomás Oviedo | perspectivaciudadana.com | 28-02-2003
    

Luis Tomás Oviedo es cirujano general, miembro del Colegio Dominicano de Cirujanos y fellow del American College of Surgeons y del International College of Surgeons, cirujano del Hospital Dr. Luis E. Aybar y la Clínica Abel González; profesor de la Cátedra de Cirugía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y coordinador de las Residencias Quirúrgicas avaladas por esa universidad. El autor analiza la ética y la educación superior contenido en la obra "Evaluación del aprendizaje estudiantil", de las maestras puertorriqueñas María Medina Díaz y Ada Verdejo Carrión, cuyo título "Consideraciones éticas y factores que influyen en el proceso de evaluación", coincide con el título del segundo capítulo de esa obra. Perspectiva Ciudadana acoge con agrado esta colaboración.

Introducción.
La ética es uno de los aspectos más importantes, no solo del magisterio, sino de la conducta humana en sociedad. La ética como cultura ha brillado por su ausencia, no solo en los programas y curricula, sino lamentablemente también en la enseñanza informal en los hogares.

Consideraciones éticas.
La ética es la intelectualización del principio del bien y el mal, de lo que debe ser en el comportamiento humano. Existe un vínculo entre la ética y el "ser social"; al margen de la vida gregaria la ética no tiene sentido. Uno de los objetivos principales de la ética -y ahí su esencia social- es no hacer daño ("primun non nocere").

Existe la equivocación frecuente de confundir ética con moral. Quintana compara la ética en función de la moral con la estética en función del arte; símil que definitivamente logra su objetivo.

Las reglas que determinan el catálogo moral de una determinada formación social, en sus características, difieren mucho de los principios que rigen la conducta de los seres humanos. Aquellos varían con la cultura, las creencias, la geografía y los tiempos. Por ejemplo, lo que era una inmoralidad en el vestir en la Inglaterra de 1820, no lo era en los habitantes de Nueva Guinea en esa fecha, pero tampoco lo es en la Inglaterra de hoy. En cambio, principios que sustancian la ética y que han regido la conducta humana, puede decirse que han variado muy poco (si acaso) en los 116 años que distan entre nuestro ejemplo y el día de hoy.

Si embargo, puede decirse que no hay trasgresión ética cuando se obra de buena fe, o sea, cuando se cree que se está obrando bien; la historia está llena de ejemplos. Pero aunque esta digresión podría ser interesante, no es el objeto de este artículo.

El proceso de enseñanza- aprendizaje no escapa a estas consideraciones éticas, por cuanto la relación educando-educador es una relación de poder y debe haber una regulación implícita del uso de ese poder por parte del educador. La potestad de recopilar información cualitativa y cuantitativa, que podrían cambiar el currículo, la metodología de enseñanza, la influencia en la autoestima del alumno, y otros aspectos derivados de la evaluación, son sin duda alguna, elementos de poder. Por esto las decisiones que resulten del proceso de evaluación deben situarse en un contexto ético; las repercusiones psicológicas, familiares, económicas, sociales y de otra índole que en un mayor o menor grado podrían tener dichas decisiones lo justifica. Katz y Ward expresan la necesidad de ajustar nuestras actuaciones profesionales a la ética, tanto más cuanto mayor sea el poder del profesional que ejerce su profesión y mayor la vulnerabilidad de su "cliente". El educador no debe nunca olvidar su compromiso ético, no solo con el educando, sino también con su familia, el sistema escolar, los colegas de la profesión y con la sociedad.

Principios éticos fundamentales.
Las maestras Medina y Verdejo, en el capítulo "Consideraciones éticas y otros aspectos que influyen en el proceso de evaluación" de su obra "Evaluación de aprendizaje estudiantil" señalan seis principios éticos fundamentales sobre los cuales debe descansar la acción educativa, estos son: la beneficencia, la no-maleficencia, la autonomía, la justicia, la privacidad y la integridad.
El principio de la beneficencia estriba en que de la acción evaluativa debe derivar un bien, es decir, que el estudiante debe beneficiarse de la evaluación, requisito imprescindible para que la evaluación no se vuelva un fin en sí misma.
En cuanto a la no-maleficencia, se define como la ausencia de intención de hacer daño ?directo o indirecto- con la evaluación. El proceso evaluativo no debe tener ni intención ni efecto lesivos o punitivos.
El principio de autonomía es el que garantiza al estudiante el acceso a la información oportuna y veraz de las características de los procesos evaluativos a que será sometido, y aceptar estos libre y voluntariamente.
La justicia implica el otorgar a todo ser humano las mismas oportunidades, sin exclusión ni privilegios. En relación a la evaluación, se obra con justicia cuando se individualiza el proceso en función a limitaciones o características particulares de los evaluados.
Por el principio de privacidad se entiende la confidencialidad de que debe estar provisto el manejo del expediente académico del alumno por parte del maestro y la institución educativa. Este principio se viola constantemente con la publicación de las calificaciones de los estudiantes y cuando estas se "cantan" a viva voz en clases, o cuando el maestro las comparte con algún estudiante del grupo. Esta información, aunque del dominio del maestro y la institución docente, es de propiedad exclusiva del alumno o su familia, si es menor de edad.
Finalmente, el principio de integridad -término que las autoras diferencian claramente del término honradez- se vincula a la rectitud y a la incorruptibilidad. En consecuencia, la integridad académica es la cualidad de rectitud, honradez y veracidad que debe impregnar todo el quehacer educativo y que debe adornar tanto a educador como a educando, aunque el ejemplo debe darlo el educador. Medina y Verdejo terminan el análisis de este concepto haciendo algunas (15) sugerencias para fomentar la integridad y combatir el fraude escolar, estas son:
1- Diversificar las técnicas de evaluación,
2- Dar participación al estudiante en el proceso de evaluación,
3- Explicar los criterios que regirán la evaluación,
5- Promover un clima de confianza y respeto entre los participantes en el proceso evaluativo,
6- Distribuir adecuadamente a los estudiantes en el salón durante una prueba,
7- Establecer previamente un código de honestidad académica,
8- Dar a conocer de antemano las normas de honestidad establecidas en la institución,
9- Asegurar la calidad técnica del instrumento de evaluación a usar,
10- Controlar los factores ambientales que pudiesen afectar el proceso de evaluación,
11- Asegurarse que los estudiantes aplican técnicas de estudio correctas,
12- Diseñar exámenes diferentes cuando el espacio físico sea insuficiente,
13- Ser flexible en cambiar fechas de exámenes cuando estas vayan en detrimento del estudiante,
14- Dar el maestro, con su conducta, ejemplo de honestidad académica a los estudiantes, y
15- Seguir los seis principios básicos de la ética en la evaluación.
Creencias.
De los seis principios éticos postulados por las profesoras Medina y Verdejo se desprenden creencias que son el norte del accionar evaluativo:
1- La evaluación es constructiva,
2- La evaluación es un medio con un fin, no un fin en sí misma,
3- La evaluación no debe descansar solo en los exámenes,
4- La evaluación debe ser participativa,
5- Los objetivos tiene carácter prioritario en le evaluación,
6- Las técnicas evaluativas se escogen en función de los objetivos,
7- Debe tenerse en cuenta las limitaciones de las técnicas evaluativas escogidas,
8- La evaluación del aprendizaje humano es un arte y una ciencia.

Otros factores que influyen en el proceso de evaluación.
Aunque de importancia relevante en el proceso evaluativo, los principios éticos y las creencias que de ellos derivan no son los únicos factores que influyen en este proceso, otros factores no menos importantes también aportan su cuota de influencia.

En este sentido, se señalan como elementos influyentes adicionales: la naturaleza y calidad del instrumento de evaluación, las características fisiológicas y psicológicas del estudiante y las condiciones físico-ambientales.

Al mencionar los instrumentos, nos referimos a los medios usados en el proceso de evaluación y por su naturaleza y calidad, a qué tan bien han sido planificados, diseñados y construidos. Como errores frecuentes en los instrumentos de evaluación se señalan: ambigüedad o carencia de información para ejecutar los mandatos, extensión extrema de las pruebas (muy cortas o muy largas), mala redacción en las preguntas, errores en los patrones de corrección y falta de unificación de criterios entre quienes corrigen el examen, entre otros.

Las características fisiológicas del estudiante por lo común se miran de soslayo. Aspectos tan relevantes como la falta de sueño o de descanso, el ayuno, la sed, el dolor ocasional o alguna limitación o condición física que presente el estudiante, deberían ser motivos más que suficientes para individualizar el o los casos que presenten esta condición. La Inflexibilidad ante situaciones como las descritas se refleja negativamente en el desempeño del estudiante antes, durante y/o después de la evaluación.

Del mismo modo, aspectos tan sensibles como la capacidad mental, la madurez emocional y cognitiva del estudiante pueden ir -si no son tomados en cuenta igual que sus características físicas- en detrimento de la evaluación del estudiante. Los ejemplos sobran: no haber estudiado o haber estudiado mal el material objeto de evaluación, estar sometido a estrés extremo, falta de concentración, trastornos emocionales diversos y fatiga mental, cuya máxima expresión es el surmenage
.
Por último, los aspectos físicos del medio en que se lleva a cabo la evaluación también influyen en esta: el ruido excesivo, la iluminación inadecuada, los extremos de temperatura, la incomodidad de los asientos, los educadores que interrumpen al estudiante durante su evaluación, sacándolo de su concentración, o estudiantes que importunan a sus compañeros, son elementos del entorno cuyo efecto nocivo al proceso evaluativo nadie puede cuestionar.

Conclusión.
La ética, como fuente de principios de nobleza humana para la vida en comunidad, es imprescindible desligarla del proceso educativo. El desempeño de nuestra labor como educadores al amparo de los principios éticos debe redundar, necesariamente, en un mejor producto final, sujeto que en definitiva va a actuar sobre la sociedad y su realidad, influyendo en su transformación. De ahí lo grave de nuestra responsabilidad como formadores.

 

 

blog comments powered by Disqus

Etiquetas: Educacion | Adolescentes | Jovenes | Cultura de paz |
Enlace al artículo original:

 

Ñapa: Blogs
Pablo McKinney Atilio Borón Robert Reich Michael Moore Carlos Báez Evertsz
Federico Mayor Zaragoza Juan Torres López Manolo Pichardo Carlos Santos Vicenç Navarro
Rosario Espinal Paul Krugman Angeles Mastretta Adriano Miguel Tejada Ramón Tejada Holguín
Antoni Gutiérrez-Rubí        
Diario multimedia no lucrativo dominicano a favor de políticas solidarias, la tolerancia y el bienestar ciudadano, Perspectiva Ciudadana es una iniciativa de
Red Vida Cotidiana
, empresa ciudadana solidaria, ONG de la República Dominicana. En la red desde enero de 2001. Reproducción permitida, siempre que se cite la fuente. Celebramos y estimulamos el Software Libre. Perspectiva Ciudadana está diseñada y gestionada con PHP, Apache, MySQL y Ubuntu/Linux.
Portada | Quines somos? | Contacto | Publicidad